La ciudad para sus habitantes, no para los especuladores