Cada corazón, una bomba de relojería